Es denominada gastronomía Kosher aquellos alimentos que respetan los preceptos de la religión judía. Son productos alimenticios que se consideran puros y aptos para ser ingeridos por los practicantes de esta religión.

La palabra Kosher, cuya traducción literal significa limpio o adecuado, deriva de la palabra hebrea Kaf-Shun Resh, que significa correcto y hace referencia a los alimentos permitidos según la Torá, el código de leyes judías.
Estas reglas han sido interpretadas y expandidas a lo largo de los siglos. Los alimentos que no son casher (o Kosher como se suele nominar) se llaman, en hebreo, trefá.
Este código, además de puntualizar qué alimentos son permitidos, también especifica cómo deben prepararse e ingerirse.
El objetivo de la Gastronomía Kosher es alcanzar un equilibrio tanto físico como espiritual, y posee una tendencia claramente vegetariana. Los alimentos Kosher se clasifican en 3 tipos: Carnes, Lácteos y Neutros.
Respecto a las carnes, los animales permitidos son vaca, oveja y aves como por ejemplo el pato, pavo o pollo. La clave es que se trate de animales que se alimenten de hierbas o granos, y no de otros animales.
Todos los productos lácteos están permitidos, como la leche, mantequilla, nata, queso, etc., pero no deben cocinarse ni mezclarse con la carne.
Parve significa “neutro” y se aplica a todas las frutas, verduras y legumbres naturales, así como también a los huevos y algunos pescados, aquellos que poseen aletas y escamas. En el caso de los pescados, tampoco pueden consumirse ni prepararse junto con las carnes permitidas.
Al preparar alimentos Kosher debes tener en cuenta también el hecho de  no mezclar ingredientes, como los lácteos con la carne, incluye no mezclar los enseres y utensilios de cocina durante la preparación de los distintos platos.
Los platos de la Gastronomía Kosher no solo son exquisitos sino que también son muy saludables y aconsejables.